Salud

¿Cómo cambiarán las propinas de restaurantes durante la pandemia?

Los trabajadores básicos que arrastraron a los Estados Unidos durante la pandemia no recibieron mucha compensación por el dolor que tuvieron que soportar, pero bueno, sí recibieron algunos subsidios. ¡Ofrezca a los profesores un 15% de descuento en colchones! Código de descuento de Allbirds HEALTHCAREHERO, obtenga un descuento inmediato de $ 35. ¡Snickers gratis (solo se pueden canjear con una tarjeta de regalo electrónica en Wal-Mart)! Sí, algunas cadenas minoristas importantes han emitido bonificaciones peligrosas y han aumentado los salarios de los empleados mediante aumentos de «pago de héroe», al menos durante unos meses, Los Ángeles, Seattle y otras ciudades han obligado a las tiendas de comestibles a hacer lo mismo. Sin embargo, no importa cuántos estadounidenses insistan en trabajar, muchas personas que arriesgan sus vidas por un empleo no tienen ningún pago por condiciones de vida peligrosas. Gracias al personal de primera línea! Inicie sesión en su patio delantero o en la ventana de su apartamento.

Pero para los camareros de restaurantes, el ingreso adicional que pueden obtener asumiendo riesgos adicionales considerables depende no solo del capricho de su jefe o de las regulaciones locales. También depende de sus clientes. Por cada sushi o pasta para llevar con salsa Alfredo, los estadounidenses pueden agregar algunos salarios de héroe cuando reciben la factura.

Lo hicieron: meseros de todo el país me hablaron sobre la locura de propinas por la pandemia de 2020: «Creo que recibo una propina de $ 20 al menos una vez a la semana», dijo Lori Pearson, mesera de Bob Evans en Ann Arbor, Michigan. «Básicamente, esto nunca sucedió antes de la pandemia». En Zoetropolis, un restaurante y cervecería en Lancaster, Pensilvania, la propina promedio se disparó a alrededor del 25% la primavera pasada, lo que permitió a los camareros sentarse incluso si solo estaban llenos. Una pequeña parte del También puede llevarlos a casa con productos similares a los de antes de la pandemia.

Eso fue entonces. Ahora, entrecerrando los ojos en el bar de buceo y el restaurante de carnes más común de Estados Unidos, es posible que olvide que ocurrió una pandemia. Incluso en los estados más azules, los asientos espaciados y los tabiques de plexiglás inútiles están desapareciendo. Olvídese de los clientes; incluso algunos trabajadores no usan máscaras. Según datos de OpenTable, a principios de junio, el número de personas que comen fuera ha vuelto al nivel de 2019. El peligro que sienten los estadounidenses se está desvaneciendo. ¿Desaparecerá su advertencia de peligro?


Ya sea ahora o antes de la pandemia, la propina real de los estadounidenses es un misterio perdurable. El Departamento de Trabajo rastrea meticulosamente los cambios más pequeños en los salarios, pero ninguna agencia gubernamental intenta monitorear todas las facturas adicionales esparcidas en la mesa del comedor. Para comprender cómo la escala y la frecuencia de las propinas pueden haber cambiado desde que comenzó la pandemia y si volverán a su estado original, me comuniqué con Square, una compañía de pagos que procesa transacciones con tarjetas de crédito para millones de pequeñas empresas. Square es más que una forma de usar su tarjeta de crédito para comprar tomates reliquia en el mercado de agricultores; una gran cantidad de restaurantes estadounidenses también están en la plataforma. Esto significa que todas las propinas para transacciones con tarjeta de crédito utilizando Square también se contarán y almacenarán.

Artículo Recomendado:
A los pacientes de COVID-19 a largo plazo se les ha diagnosticado enfermedades poco conocidas como POTS

La empresa me proporcionó datos de los meses anteriores a la pandemia, incluida la frecuencia con la que los clientes de los restaurantes daban propinas y la cantidad de estas. Los números muestran que la pandemia es real, tal vez menos de lo que esperaba. En la era inocente antes de marzo de 2020, la propina promedio al deslizar una tarjeta en un restaurante de asiento nunca excedió un rango muy estrecho de 19.9% ​​a 20.1%, lo que corresponde al estándar de propina, que es muy fácil de calcular independientemente de Coincidencia o no. Luego, en El 24 de marzo, cuando el orden interno comenzó a acumularse, los estadounidenses aplaudieron, aullaron y repicaron para agradecer a los trabajadores básicos. La propina promedio hizo algo extraño: comenzó a elevarse. En unas pocas semanas, el promedio alcanzó un pico del 21,0%. Cuando disminuyó la primera ola de la pandemia, las propinas bajaron levemente, cayendo a alrededor del 20,4% en el verano; durante el aumento de casos en enero, volvieron a subir al 20,8%. Incluso ahora, a medida que los estadounidenses completamente vacunados regresan a sus vidas normales, la propina sigue siendo más alta que los niveles de 2019. En los últimos meses, el nivel promedio parece haberse estabilizado en 20,6% o 20,7%, que es mucho más alto que el nivel normal antes de la pandemia.

El enfoque en la propina promedio puede ocultar todo el alcance del auge de la propina. Cuando el cierre entró en vigor por primera vez, los posibles comensales recurrieron a su única opción disponible: comida para llevar y comida para llevar. Antes de la pandemia, la mayoría de la gente solo pagaba un 20% de propina por la experiencia tradicional de cenar. Cuando sus platos principales se envasan en bolsas de plástico en lugar de enchapados, dan menos, o nada. Dado este modelo, pensaría que un aumento sustancial en las comidas para llevar reducirá la propina promedio. Pero esto no parece suceder. «La explicación simple es que algunas personas están más dispuestas a dar propinas que antes de la pandemia», dijo Michael Lynn, profesor de marketing y experto en propinas en la Universidad de Cornell.

El personal del restaurante con el que he hablado ha tenido un año increíblemente difícil. Casi todo el mundo recibió beneficios por desempleo antes de tener que lidiar con las restricciones pandémicas, las mesas vacías y la amenaza de infecciones persistentes por parte de masticadores que no usan máscaras. La mesera de Bob Evans, Pearson, tiene un salario base de $ 3.60 la hora, y tiene que esterilizar cada botella de ketchup y salero y pimentero después de que se va la cena. Todo el viaje adicional entre la cocina y su mesa le causó daño corporal. El aumento de propinas no compensa ninguno de ellos, pero el altruismo puro funciona bien. Alex Bonelli, mesera de Texas Roadhouse en Bensalem, Pensilvania, me dijo que antes de la pandemia, sus propinas promediaban el 15%, pero en las primeras etapas de la pandemia, estas propinas generalmente superan el 25%. «La gente deja más propina porque está feliz de estar fuera», dijo. «Están felices de ser en algún lugarPiensan que somos terribles. «

Está bien, pero ¿qué pasa ahora? Para los camareros estadounidenses con exceso de trabajo, mal pagados y constantemente acosados, los restaurantes completamente llenos pueden anunciar el regreso de clientes impacientes que no están inclinados a ser apasionados. Aunque los datos de Square indicaron que las propinas seguían por encima de lo normal, en promedio, algunos camareros me dijeron que la parsimonia y otros comportamientos prepandémicos habían vuelto. Otro camarero me dijo que por el contrario, cuando los estadounidenses obtienen la devolución de impuestos y disfrutan de la sensación de regresar al restaurante, la propina comienza a aumentar.

Le pregunté a Sara Hanson, profesora de marketing de la Universidad de Richmond, si cree que algo en los últimos 15 meses podría causar un cambio en el trato que el país da a los camareros. «No creo que la pandemia provoque cambios a largo plazo en las propinas», me dijo. ¡mucho! En algún momento, tal vez este verano, tal vez un poco más tarde, salir a comer no se sentirá tan novedoso ni tan divertido, y volveremos a nuestro antiguo comportamiento sin pensar.

La situación más oscura es que los estadounidenses pronto pueden volverse planos menos Probablemente un consejo que antes de la pandemia.Si ha pasado recientemente por un restaurante, es posible que haya visto Se busca ayudante La ventana de inicio de sesión es incluso una ventana que promete firmar el bono. Estas empresas no pueden encontrar suficientes trabajadores porque los bajos salarios, el aumento de los beneficios gubernamentales y las condiciones peligrosas han llevado a los camareros a abandonar la industria. Hansen me dijo que los restaurantes finalmente están comenzando a aumentar el salario para atraer a la gente, pero si los clientes notan lo que está sucediendo, pueden comenzar a reducir las propinas. Incluso si no lo hacen, la escasez hará que todo en el restaurante sea más lento y menos divertido. Una mesera de Lancaster no quiso ser nombrada porque temía que su empleador tomara represalias. Me dijo que últimamente estaba demasiado ocupada y que tenía que entregar platos más grandes de lo habitual, y este esfuerzo a veces hacía que la gente se sintiera incómoda. sus manos. No tiene tiempo para detenerse y ver si sus clientes quieren otro Cosmo, no es culpa suya, pero cuando se trata de dar propinas, es posible que no lo entiendan.

Otra posibilidad es que, de alguna manera, los estadounidenses hayan vuelto a aprender a tratar a los empleados de los restaurantes. El mayor cambio en las propinas no parece ocurrir en los restaurantes, sino en las puertas de entrada de las personas. Los datos de Square incluyen transacciones de restaurantes, donde los clientes piden comida pero no deslizan personalmente su tarjeta. Lynn, profesora de la Universidad de Cornell, me dijo que esto generalmente corresponde a pedidos de entrega en línea. Según estas cifras, antes de que comenzara la pandemia, la gente solo daba propina alrededor de la mitad de esos pedidos. Sin embargo, para mayo de 2020, esta proporción ha aumentado a más del 75% y no ha dejado de aumentar. El mes pasado, al menos el 84% de estas transacciones incluyeron propinas.

En esta hora tardía de la pandemia, parece que más personas están dando propinas a las entregas y los pedidos para llevar, y este hecho indica que la situación ha cambiado. Esto no es tan loco como parece. Dar propina rompe las reglas de la física newtoniana, y Lynn me dijo: las cosas que aumentan (generalmente) permanecen igual. «Algunas personas dan propina para presumir y obtener un buen servicio», dijo. «Si suficientes personas hacen esto, entonces otros deben dar al menos una propina promedio para no perder el respeto del servidor. Es este tipo de presión ascendente continua». Si un gran número de estadounidenses realmente desarrolla un hábito de propinas más alto, Entonces, los demás rezagados puede que no tengamos más remedio que seguirlos.

Incluso si desaparecen por completo, la advertencia de peligro será una historia de éxito. Lesboden, economista de salud pública de la Universidad de Boston, me dijo que las propinas más grandes «no son cálculos económicos». «La gente comprende que el personal del restaurante está asumiendo más riesgos que antes y está pensando, Tu trabajo es muy importante para mi, quiero demostrártelo. Sin embargo, la necesidad de advertencias de peligro también refleja el fallo fundamental de la industria de la restauración y su supervisión: la cantidad de compensación que recibe el servidor por el riesgo de trabajar debido a la pandemia no debe depender de la decisión instantánea de los comensales ruidosos en la mesa. 3.

.

Artículo Recomendado:
Estados Unidos informa un récord de 93.000 muertes por sobredosis de drogas durante el año pandémico 2020

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba