Salud

Las cigarras pueden convertir las comidas al aire libre en una pesadilla

¡El restaurante está de revés, cariño! Vaya a la oficina conjunta del vecindario reabierta y tome una mesa con algunos amigos que no ha trillado en un año. Los cócteles caros nunca han sonado tan acertadamente. Siéntate en la terraza y disfruta de todo a finales de mayo. Oh, el camarero está aquí, ¿has decidido absorber? Lamento no poder escucharte. ¿Puedes susurrar un poco más parada? Uh … ¿Poco vuela a tu cara?

¡La chicharra ha vuelto, cariño! Desde Illinois hasta Washington, D.C., decenas de miles de bichos hambrientos y de fanales rojos están saliendo de su sueño de 17 abriles, explotando con el sonido del apareamiento tan cachas como un concierto de rock. Si esto no es lo suficientemente desagradable, Brood X terminará todo antiguamente de que los residuos de insectos conviertan su paseo vespertino en tonkatsu-ten cuidado con los operadores de cortadoras de césped.

Luego de varias semanas de lucha, todo esto puede hacer que cenar al atmósfera dispensado en ciertas áreas se sienta como el abismo de Hitchcock. Algunos restaurantes que apuntan directamente al camino de la chicharra han comenzado a esperar menos clientes para sus bares en la chola y mesas con sombrillas: la semana pasada, Little Pearl, un bar de vinos en Washington, pidió una suspensión de un mes de todos los servicios. Reduce parte del bramido de las cigarras que odian los comensales.

Durante la pandemia, muchas industrias han antitético dificultades, pero los últimos 14 meses ¿Qué pasó en Tierra Santa? No es bueno para restaurantes. En marzo y abril del año pasado, cuando la ciudad cerró por primera vez, casi la parte de los trabajadores de la industria estaban desempleados. A finales de 2020, más de 110.000 restaurantes se han cerrado de forma permanente. Los supervivientes tienen la suerte de estar en adeudamiento. Ahora que cada vez más estadounidenses están cansados ​​y ansiosos por salir a tomar, los restaurantes finalmente tienen una gran oportunidad para retornar a la normalidad. El problema es que los insectos jóvenes ansiosos pueden tener otras ideas.

Artículo Recomendado:
Fauci dice que 'la pandemia ha terminado'

Si alguna institución en los Estados Unidos sabe cómo la temporada de cigarras afecta la propensión a cenar, esa es la de Arnold. Los bares y restaurantes de Cincinnati abrieron en 1861 y resistieron los ataques de nueve cigarras Brood X. La ex propietaria Ronda Breeden me dijo que en 1987, «había cigarras en nuestro patio y las aceras eran horribles. Debía suceder menos muchedumbre comiendo en el patio. La muchedumbre simplemente no podía comerciar». (Ese verano, otro restaurante de Cincinnati se encontró con un problema extraño: dos personas estaban armadas con mínimo más que una chicharra, por lo que engañaron a un cajero con ese error y huyeron por $ 25).

Gene Kritsky, un habituado en cigarras de la Universidad de Mount St. Joseph, dijo que en medio de la temporada de cigarras, hay tres cosas a tener en cuenta para cenar al atmósfera dispensado: árboles, árboles y árboles. «Este es el hábitat ideal que quieren», me dijo. En el final ataque de Brood X en 2004, comió en una foresta boscosa en el ideal de Kentucky, y las cigarras lloraron tan cachas que le quitó la diversión de cenar al atmósfera dispensado. Los restaurantes del centro en los árboles hambrientos pueden salvarse, pero los restaurantes en lugares con beocio contenido de cemento pueden tener problemas conveniente al frustrante zumbido.

Cada verano, el Blue Pit Barbecue en Baltimore atrae a muchos clientes, que se relajan en la terraza bordeada de árboles y, a menudo, arrastran a sus perros con ellos.pero Esto En el verano, la copropietaria Cara Bruce miraba nerviosa el agujero de la chicharra cerca de su casa. Me dijo: «Me preocupa que se caigan en la comida de la muchedumbre». «Me preocupa que sus voces sean tan fuertes que la muchedumbre no pueda escucharse entre sí. Me preocupa que la afluencia de cigarras caiga sobre las caras de las personas». Cincinnati Pleasantry The el copropietario de Daniel Souder me dijo que el restaurante y el bar reabrieron como un restaurante de servicio completo la semana pasada. Dijo que recuperarse de la pandemia depende de cada mesa que tenga este verano, incluidas algunas mesas en la mesa del comedor y algunas en la calle. Dijo: «Las cigarras son sin duda otro puñetazo».

Artículo Recomendado:
¿Cómo proteger tu cabello del sol?

Un desastre tan desafortunado sobre la temporada de las cigarras es que luego de que un restaurante gasta mucho tiempo y parné para perfeccionar su diversión de comedor al atmósfera dispensado, estos insectos zurcidos ganarán impulso y harán que tomar al atmósfera dispensado sea desagradable. La Cuchara en Baltimore instaló una atractiva carpa de 60 pies e incluso trató de añadir un ventilador de 10 pies x 10 pies hasta que los clientes se alejaron de sus sillas. Una indagación de OpenTable encontró que desde marzo de 2020 hasta marzo de 2021, el porcentaje del total de comidas consumidas fuera de las cuatro paredes aumentó 12 veces, gracias a regulaciones flexibles que permiten a los restaurantes emplear las aceras y los estacionamientos de la ciudad.

El analista de la industria de restaurantes de Technomic, David Henkes, dijo que estas «calles» seguirán siendo una parte importante de la ecuación de ingresos de los restaurantes este verano. Un año luego, todavía hay muchos estadounidenses ocupados o al atmósfera dispensado que comen en el interior. Esta es una de las cosas más peligrosas que puede hacer. Incluso si el restaurante interior está ahíto, algunas mesas fuera pueden ayudar al restaurante a evitar el rechazo de clientes potenciales. Hanks me dijo: «El verano siempre es importante para los restaurantes, pero este verano, luego de los últimos 15 meses, el verano se ha vuelto aún más importante».

Lógicamente, el restaurante hará todo lo posible para prepararse para el tsunami de chinches que se avecina. Ben y Amy Lefenfeld, los copropietarios de La Cuchara, han considerado traspasar carretillas elevadoras y encerrar sus grandes carpas con redes para evitar que las cigarras griten. «Es cierto que mientras las cigarras lleguen, podemos reemplazar la comida de cualquiera», me dijo Amy. Bruce (Bruce) de Blue Pit BBQ ha dimitido y va a prender fuego con un secador de pelo y a dejar su terraza al final de cada día. Me atrevo a asegurar que otros dueños de restaurantes son, emocionado. He audición susurrar de los planes para «hacer cerveza X», «polvo de chicharra» sabor a perno «y» sabor a limonada chicharra «Estos vinos se hacen con ginebra, frambuesa y albahaca, y todavía no hay chicharra efectivo. El chef Tobias Padovano en Cocina Market en Leesburg Market, Virginia, dilación que los comensales en el techo vean algunas cigarras vivas porque están masticando sus tortillas de cigarras con rábanos picantes y aguacate encima de Sauce Verde.

Independientemente del daño causado a las cigarras, su cervecería favorita y los cafés cercanos pueden encontrar problemas mayores. Barry Lowenthal, el directivo genérico de los grifos de latón de Baltimore, no pudo encontrar suficiente cerveza artesanal para guatar los grifos de su bar. Bruce ha publicado una repertorio de trabajos para Blue Pit BBQ y se estima que habrá 100 solicitantes. Ella tiene dos. «¿Por qué morapio la chicharra el año pasado?», Dijo. Luego de que toda la industria ha pasado por todo, al igual que en tiempos prehistóricos, la invasión a gran escalera de banshees prehistóricas no es exactamente el beso del chef que los restaurantes esperan.

.

Artículo Recomendado:
Los 12 mejores consejos de maquillaje de verano para un maquillaje resistente al sudor

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba